5 tips para mejorar tu canto en el servicio.

0
7204

1.- Escucha: Es importante tener en cuenta que escuchar es el principio para mejorar en la música, debes tener los oídos activos con música de calidad que actúe como referencia para tu interpretación. Con lo anterior resalto música de referencia, no de copia, es decir, no es para que te parezcas a alguien más, (costumbre muy mal lograda entre nosotros), es para que a partir de tus referencias descubras tu manera de cantar característica, aquello que te hace auténtico. Además de escuchar referentes, sirve mucho que te grabes en la misa o en los ensayos, escucharte y evaluar tu interpretación ayuda a fortalecerla. Busca a alguien que conozca de canto y que pueda escucharte, diagnosticarte y corregirte. Si haces esto regularmente, notarás una evolución notoria en tu manera de cantar.

2.- Descubre: Cuando cantas, lo haces con todo tu cuerpo, no solamente con el tan nombrado diafragma y la garganta, de manera que se hace necesario que conozcas tu cuerpo, desde su funcionamiento anatómico hasta, cómo se comporta, qué situaciones lo llevan a sentirse incómodo, cómo reacciona ante el trabajo vocal…etc. Conocerte resulta muy efectivo para mejorar tu forma de cantar ya que al encontrar el estado natural y cómodo del cuerpo la voz tendrá un mejor flujo. En específico las partes del cuerpo involucradas físicamente en el canto son: los músculos, el esqueleto, el aparato respiratorio y el aparato fonatorio. Estudiando cómo funcionan, descubrirás elementos clave a la hora de cantar.

3.- Prepara: El alma se debe preparar para servir y el cuerpo no debe ser la excepción. Si tienes la mala costumbre de llegar 5 minutos antes de la misa, mirar que el micrófono funcione y con esto arrancas la canción de entrada tu desempeño como cantante no es del 100% de lo que puedes dar. Debes llegar con tiempo y hacer un calentamiento práctico que te permita cantar más preparado y con esto evitar problemas de salud y posibles fallas en la interpretación. Como mínimo se debe hacer un ejercicio de estiramiento del cuerpo, uno de respiración, uno de articulación y uno de entonación.

Una sugerencia, podrás encontrar más en una clase de técnica o en internet:

  • Estiramiento: 8 circulos con los brazos hacia delante, 8 circulos con los brazos hacia atrás, 8 circulos con los hombros hacia delante, 8 circulos con los hombros hacia atrás.
  • Respiración: Jadeos constantes en distinto tiempo. Con la lengua afuera hacer como un “perrito” verificando que el diafragma está activo. (No hacerlo en climas fríos)
  • Articulación: Hacer muecas, apretando y relajando los músculos de la cara.
  • Entonación: Con un “brr” (labios entrecerrados que dejan pasar el aire) entonar una nota muy baja y subir gradualmente, una vez subes, bajas gradualmente, también se conoce como el ejercicio “ambulancia”.

4.- Revisa: Una vez has calentado, revisa que tu cuerpo tenga la postura adecuada, si cantas sentado, debes hacerlo sobre los isquiones, ¿cómo lo aseguras? En una silla que te permita tener las rodillas más altas que la articulación del femur con la pelvis y fijando los pies sobre el suelo. El eje de la dirección lo tiene la cabeza, de manera que de esta depende gran parte de la correcta postura. Si cantas de pie, lo correcto es abrir los pies a la altura de los hombros, también un pie delante del otro ofrece mejor estabilidad: las rodillas no deben estar rígidas, el peso no debe estar ni sobre los talones ni sobre los dedos y la pelvis no debe estar muy adelante o muy atrás. Siguiendo estas indicaciones el cuerpo tendrá un mejor equilibrio y estará listo para cantar sin mayor esfuerzo.

Otro asunto que debes revisar antes de cantar es la tonalidad de las canciones. Muchas veces terminas interpretando mal porque la tonalidad no es la correcta. Como cantante eres tu quien debe determinar hasta qué punto subes y hasta qué punto bajas y así acordar las tonalidades con el responsable de acompañarte.

5.- Cuida: Tu instrumento está dentro de ti y no será sencillo repararlo una vez se dañe, por eso mi última recomendación es que cuides tu higiene y salud vocal. Hoy en día hay muchos factores de riesgo, como el ruido, la temperatura, el polvo, malas posiciones, el estrés, fumar, la deficiencia o ausencia de la técnica vocal y el desconocimiento de los cuidados de la voz. Cada uno de estos factores va a perjudicar tu manera de cantar, la disfonía, el carraspeo y la afonía son algunas señales de alerta para que re evalúes tus hábitos. No esperes una de ellas para empezar a tener mejores hábitos a la hora de cantar.

Algunas recomendaciones:

  • Tomar abundante agua.
  • Ir regularmente al médico a revisar la laringe.
  • Evitar la cafeína.
  • Evitar aire acondicionado/calefacciones.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here